No  pusimos un bar en la playa pero pusimos un bar, fue la frase que comenzó todo. Sabíamos que este bar tenía una gran carga emocional para sus dueños, quiénes en cierta forma, dejaron todo para cumplir ese sueño que a todos se nos cruzó alguna vez. 

La idea de un bar para creyentes, usando el sentido completo de la palabra: creer. Creer en tus propios dioses, en tus sueños, en tus metas, en las cosas que te divierten, sin dejar a nadie de lado. No importa en qué si no cuanto.

Creamos esta marca visualmente simple, tratando de imponer el nombre y la idea, utilizando pequeñas variantes de logos para las diferentes aplicaciones.

MORE PROJECTS